Humanizar empresas para empoderar a las personas: entender la filosofía de Tiago Garbim y Daniel Amato | Ativy
Buscar por palabras clave

Humanizar empresas para empoderar a las personas: entender la filosofía de Tiago Garbim y Daniel Amato

abr 23, 2021 | Cultura

¡Haz del mundo un lugar mejor! ¿Cuántas veces has escuchado esta frase? Quizás, cuando la escuches, recordará a alguien que admiras o incluso aun ganador del Premio Nobel de la Paz. Pero, ¿y si esta transformación está en manos de cada uno de nosotros? Entender la misión de tu vida lo cambia todo. ¡Incluso cambia el mundo! Y esto es lo que creen Tiago Garbim y Daniel Amato, que comparten la misma causa: transformar el mundo en un lugar mejor no solo a través de la tecnología, sino principalmente de las personas.

Con el paso de los años, entendieron que, para empoderar a las personas y hacerlas capaces de cambiar el mundo en el que vivimos, era necesario humanizar las empresas. ¿Pero cómo haces eso? A través de tecnologías que acerquen a los seres humanos y mejoren su vida.

Centrarse en las personas
Cuando fundaron su primera empresa, aún a fines de la década de los noventa, se dieron cuenta de que, para lograr un mundo realmente mejor, no sería suficiente ofrecer tecnología de punta, solo sería un medio para este logro.
Era necesario ir más allá y mirar a los individuos. “Yo suelo decir que las personas son nuestra causa, pero también nuestra única solución”, dice Tiago Garbim, actual CEO de Ativy.

Transformar la vida de las personas a través de la tecnología se ha convertido en el sueño de los socios. Pero más que eso, se ha convertido en el propósito que guía sus vidas. Después de todo, la tecnología empodera a las personas y ellas, que son una parte vital de las empresas, cambian el mundo.

“Muchos todavía creen que una empresa son solo las paredes, las computadoras o un logo bien diseñado. Hay gente que todavía se sorprende cuando decimos que nada de esto importa si no tenemos gente. Son los que dan vida a los negocios”, resume Daniel Amato, quien ahora ocupa el cargo de VP Américas.

Frente a la adversidad
¡Cambiar el mundo no es un trabajo fácil ni sencillo! Los socios ya se han enfrentado a mucha resistencia en relación a la causa que defienden. Incluso has escuchado comentarios sobre lo utópico que podría ser este ideal. Pero a pesar de la incredulidad de algunos, nunca se rindieron y siguieron luchando por difundir y amplificar la idea. Después de todo, humanizar a las empresas y empoderar a las personas traduce quiénes son y cómo quieren transformar el mundo.

“Pasamos por momentos muy difíciles en nuestra trayectoria. Decisiones, desapego, desengaños, alegría con pequeñas victorias, resiliencia, ganas de ganar y, en ocasiones, también de desaparecer. Una trayectoria muchas veces solitaria y silenciosa. ¡Es un desafío! Pero también es increíble, sobre todo por la oportunidad que tenemos de impactar positivamente en la vida de tanta gente”, confiesa Garbim.

</código> Ativy
Si la tecnología puede tener un impacto tanto en la vida diaria de las empresas como de las personas, ¿por qué no empezar en casa? “Hoy contamos con un equipo alineado, disruptivo y totalmente comprometido con el desarrollo de empresas y personas a través de la tecnología. Es nuestra misión particular, la razón por la que desarrollamos soluciones y no solo productos”, propone Garbim.

Él y Amato se esfuerzan personalmente por adoptar esta actitud más humana. A fin de cuentas, saben que todos los empleados, independiente de su nivel jerárquico o función, traen consigo historias, sueños, tienen familias y, en común, también comparten la creencia de que no basta con ofrecer soluciones tecnológicas si no unen a las personas, no hacen las relaciones más humanas o no proporcionan un equilibrio entre la vida profesional y personal.

Relaciones sólidas
Para ambos, el mayor reconocimiento no está en cerrar grandes negocios ni en cifras, sino en cada conversación en la que escuchan “pude estar más cerca de mis clientes y ellos están más satisfechos” o “la calidad de vida de mis empleados ha mejorado son más felices”.

Es cuando tienen la confirmación de que han logrado cumplir su propósito de transformar el mundo a través de las soluciones tecnológicas que desarrollan, que se ha impactado la vida de las personas, que han ayudado a fortalecer las relaciones. ¡Que el esfuerzo diario de su vida valió la pena!
“No estamos enfocados en unir a las personas solo porque estamos viviendo una pandemia o porque, en este momento, podría ser rentable. ¡No! «Nunca vamos a pasar la taquilla delante del espectáculo». Hemos estado comprometidos con el fortalecimiento de las relaciones antes y seguiremos dedicándonos a esto después de que todo termine, porque ese es nuestro ADN”, explica Daniel Amato.

Por esta razón, Garbim y Amato se esfuerzan por garantizar que Ativy nunca deje de ser un ecosistema tecnológico con un solo : «Humanizar las empresas para empoderar a las personas». Y así, empresa a empresa, persona a persona, cada ser humano que se acerca a otro a través de la tecnología aquí desarrollada los une en una cadena que ayuda a transformar el mundo en un lugar mejor cada día.